10. 11. 2016
18h

¿Por qué hay tan pocas mujeres en la alta dirección de las corporaciones?

El Círculo de Economía organiza una Jornada de Trabajo para analizar y debatir las causas de esta situación y también para proponer remedios a ese techo de cristal.

Uno de los rasgos distintivos de la sociedad española de las últimas décadas ha sido la incorporación de la mujer al mundo laboral y profesional, asumiendo crecientes responsabilidades de gestión en sus respectivos ámbitos.

Sin embargo, esta mayor participación no ha venido acompañada hasta ahora de una mayor presencia de la mujer en los puestos de alta dirección. Es aún muy reducida, poco más que simbólica, especialmente en el mundo empresarial. Parece como si hubiese un invisible techo de cristal que impide el ascenso profesional de la mujer. Además, su retribución es menor que la de los hombres para responsabilidades equivalentes.

Más allá del lógico y comprensible sentimiento de agravio e injusticia que provoca esta doble discriminación, su escasa presencia en los puestos de más alta responsabilidad de las corporaciones es una cuestión de interés general, en la medida en que priva a las organizaciones y a la sociedad en su conjunto de sus conocimientos, capacidades y energías para la mejora empresarial y para el progreso de la sociedad.