El Círculo Opina: La immigración. Factor de desarrollo económico y reto a la cohesión social

Los estudios de prospectiva más solventes aparecidos durante el último cuarto del pasado siglo solían coincidir en que los dos grandes temas que se plantearían con carácter global a comienzos de esta nueva centuria serían los movimientos migratorios y el abastecimiento de agua en los países en vías de desarrollo. Los hechos no han desmentido estas previsiones.

En los últimos diez años, hemos asistido a un cambio radical en el fenómeno migratorio. España, que aún tiene un millón y medio de emigrantes viviendo en el extranjero, se ha convertido en un país atractivo para la inmigración. Aunque el porcentaje de residentes en España nacidos en el extranjero está alejado del de los países más desarrollados, su tasa de crecimiento es considerable. En el año 2002, España ha sido el segundo país receptor de inmigración de la Unión Europea, al acoger a más de uno de cada cinco nuevos inmigrantes de la Unión.

Junio de 2003