Vídeo de la sesión “Desafíos económicos y políticos de América Latina”, con Enrique V. Iglesias

“El viejo mundo muere. El nuevo tarda en aparecer. Y en este claroscuro surgen los monstruos”. Esta cita de Gramsci resume, según Enrique V. Iglesias, la situación de los países latinoamericanos enfrentados a un cambio de época, a un mundo que sale de una crisis económica profunda imbuido de un optimismo que es en cierto modo preocupante. Tres aspectos quiso remarcar Enrique V. Iglesias para matizar este optimismo: El económico, con la dependencia excepcional de la economía latinoamericana del mercado chino; la preocupación por una posible guerra comercial entre Estados Unidos y China; los casos particulares de Venezuela, Cuba y los países del Caribe y la necesidad de una mayor productividad, competitividad e integración económica regional. El social, con una leve mejora de las bolsas de pobreza y de la distribución de los ingresos y un crecimiento importante de las clases medias, pero todavía con una gran desigualdad y con un escaso asentamiento por parte de estas nuevas clases medias que, dada su precariedad, están descontentas. Y el político, con una época, después de un período de resurgimiento de los populismos, de apoyo mayoritario a la democracia. Pero con un lastre terrible: la corrupción, “el suicidio de los partidos políticos”.