Vídeo de la sesión “La empresa familiar en un entorno globalizado”

Los valores por encima de los dividendos. Si algo manifiestan tener en común los representantes de cuatro de las grandes empresas familiares catalanas, Raimon Grífols, Consejero Delegado Solidario de Grífols, Eloi Planes, Presidente de Fluidra, Mariano Puig, Presidente Emérito de Puig y Miguel Torres, Presidente de Bodegas Torres, es dar esta importancia a los elementos emocionales. Así, en la sesión “La empresa familiar en un entorno globalizado”, presidida por Xavier Cambra, Presidente de Transmisión y Editor, moderada por Josep Tàpies, Director de la Cátedra de Empresa Familiar en el IESE y que contó también con la presencia de Nuria Vilanova, Presidenta y Fundadora de ATREVIA, Mariano Puig expresa “la voluntad de transmitir, de generación en generación, un conjunto de valores éticos: la cultura del esfuerzo, el gusto por el trabajo bien hecho, la búsqueda de la excelencia, el deseo de apuntar arriba y de tener un sentido de orgullo de pertenencia “, mientras que Miguel Torres continúa en esta línea afirmando que “a parte de los dividendos debe haber algo más: la identidad, la preocupación por los temas de sostenibilidad, el amor a la tierra, la preocupación por el futuro de la viña…”. Por su parte, Raimon Grífols, deja claras sus prioridades: “me importan mis pacientes, mis donantes de plasma y, en último término, los accionistas. En definitiva fabricamos un elemento tan sensible como unos medicamentos que llevan el nombre de la familia”, y Eloi Planes reafirma todo lo que ya se ha dicho: “al inversor le gusta ver que al frente de la empresa hay gente con visión de futuro a medio y largo plazo. Los elementos emocionales, que la gente se sienta orgullosa y parte del proyecto, la amistad… todos ellos son factores que forman parte del equilibrio que una empresa requiere”. Y concluye Mariano Puig: “está claro que es muy importante que la empresa tenga un buen gestor de negocio. El negocio debe ir bien. Pero también lo es que sepas gestionar la familia. Yo siempre he intentado mantener la familia integrada y con sentido de responsabilidad. Hay que cuidar el negocio y fomentar el orgullo de pertenecer a la familia empresaria”.