Vídeo de la sesión “Después de las Midterms, ¿qué escenario político, económico y social nos espera?”

Afirma Josep Piqué en esta sesión de análisis de las Midterms 2018 que, en el sentido estratégico y en el ámbito anglosajón, hay un repliegue, el abandono de un liderazgo hasta ahora basado en el multilateralismo y la cooperación, una reorientación real que va más allá de la retórica. Desde finales de los sesenta se estableció con China una relación de entendimiento ante el enemigo común, la URSS. Esto ya no es así. El enemigo estratégico de los EE. UU. es ahora China. La alianza ruso-china es cada vez más estrecha y, como reacción, hay un desapego cada vez mayor de los EE. UU. en relación con sus aliados tradicionales. Ya no es sólo “America first”. Es “America alone”.  De esta América que parece querer aislarse y ensimismarse es de la que nos hablan David Gardner, Editor Internacional del Financial Times, Jeannette Neumann, Periodista y John Prideaux, Editor para los Estados Unidos de The Economist. Y nos dibujan unos Estados Unidos en los que las Midterms se consideraron un referéndum y cuyos resultados han mostrado una ciudadanía tremendamente dividida en sus preferencias políticas; un voto de todo el espectro femenino hacia los demócratas que parece ser una respuesta tardía a la derrota de Hillary Clinton; un bloqueo legislativo debido al sistema bicameral, incluso en temas de consenso, que será la norma durante los próximos años; una normalización de hechos y gestos que hasta hace poco parecían sorprendentes… La constatación de que, a pesar de la existencia de una clara diferencia entre lo que Trump dice y lo que hace, debemos tener presente lo que la gente pueda hacer con sus palabras: sus declaraciones extremas pueden impeler a que haya otras personas que ejecuten su liderazgo, y es la democracia la que debe estar al frente de esta lucha contra la actual Administración y su realidad paralela. Y un vaticinio de David Gardner: “Antes de estas elecciones no lo hubiera dicho, pero ahora creo que hay probabilidades reales de que Trump no sea reelegido. La legitimización del hombre fuerte es finalmente humillante para cualquier demócrata.”